Y

Y

 

Cómo un río

o como un océano.

 

El abrazo del cielo

te envuelve al azul

el pescado en la mano

de un trabajador confiado.

Amable en su gesto

áspero en su manipulación

por los reyes y supremos

mientras espera el colectivo.

Porque el mar como el río a veces

cuando la tierra sopla su aliento

se vuelve una pequeña ola

corriendo de la absorción

como la suave arena corre

con ligereza

sabiendo que volverá

a las seis de la mañana.

Y otra vez no vino la paga

la injusticia en el camino

da la mano a la desidia

(retorna a su casa…)

Con el machete solo hacia el monte

lo veo caminar humeante

puesto en un sombrero de paja

el almíbar de la caña dulce

los aromas a pacú que se vienen

y relajan la mirada entre sus ceja.

Con la grapa frente al fuego

mañana tendrá su revancha

su mujer tan suave y perfumada

da fuerza verdadera y sutil…

y el sueño de algún mañana

hace que se besen con amor.

20161001_010601

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s