El antifaz de los que no recuerdo

El antifaz de los que no recuerdo

Un cuento de mañana

no es una historia por la noche

puede que transcurran las horas

y sean los aires de los montes

los que traguen los rencores

y despierte una nueva vida

lejos de los que joden.

Quienes pueden hablar de amigos

saben que el perdón existe

nadie sabe donde queda

la costumbre de no mentirse.

Caninos y felinos… simbolismos

fieras y rostros salvajes. Papeles

y letras. Plásticos y consumos

se esnifan la tierra y encienden

los humos.

Vuelvo a caminar

debajo de la tierra

pobre tortuga que ha muerto

en el jardín del buen niño.
Eso pasó una mañana…

maxresdefault
Una caja de cigarros vacía, una botella tibia y estar lejos de la calle en la calle.
Anuncios

Y

Y

 

Cómo un río

o como un océano.

 

El abrazo del cielo

te envuelve al azul

el pescado en la mano

de un trabajador confiado.

Amable en su gesto

áspero en su manipulación

por los reyes y supremos

mientras espera el colectivo.

Porque el mar como el río a veces

cuando la tierra sopla su aliento

se vuelve una pequeña ola

corriendo de la absorción

como la suave arena corre

con ligereza

sabiendo que volverá

a las seis de la mañana.

Y otra vez no vino la paga

la injusticia en el camino

da la mano a la desidia

(retorna a su casa…)

Con el machete solo hacia el monte

lo veo caminar humeante

puesto en un sombrero de paja

el almíbar de la caña dulce

los aromas a pacú que se vienen

y relajan la mirada entre sus ceja.

Con la grapa frente al fuego

mañana tendrá su revancha

su mujer tan suave y perfumada

da fuerza verdadera y sutil…

y el sueño de algún mañana

hace que se besen con amor.

20161001_010601

La pregunta sobre el Karma o lo que dicen…

Indio-Olavarria-2-1024x576
(Crédito: Twitter)

 

La culpa de la balanza

 

Difícil escribo luego de muchas horas

pensando si será la palabra escrita

perdurable en mi pensamiento o ella

se va a quedar hasta que amanezca

y veremos si mis ojos caen

debajo de la turbia mirada

 

pienso que no… que voy a ver al cielo

que brilla y los cuerpos sin dormir

no repiten / repiten sus miedos

 

se bien que el cielo no es celeste

y la poesía no es oscura.

indio-solari-en-olavarria-2376317h540.jpg
foto: LA NACION / Alejandro Casamayou

 

Tratamos de resaltar lo bueno de otras personas suponiendo lo que es “bueno”. Criticando a otros injustamente nos adoramos como seres y conjeturamos de manera banal sobre el “deber ser” que nos guía en la vida. Deber ser que en nuestra íntima relación con las cosas, sabemos, no realizamos cotidianamente.

Los espejos se yuxtaponen unos a otros con los reflejos y se mezclan confundiéndose infinitamente por nuestra propensión a juzgar y ser juzgados.

Nadie va a estar mejor diciéndole a otro que no viva como aquel otro. Ni evitará las consecuencias de su ser. Aquello que no vemos es solo tiempo. Nada en realidad se nos esconde.

indio-solari-en-olavarria-2376259w640
(Crédito: Twitter)

Que en paz descansen… fuerza y consuelo a las familias y amigos.

Versos que llegan por medio del cauce lento…

Buenas, les presento mi primer libro de versos libres impreso a fines de 2013, en Almagro, Buenos Aires. Muchas de sus ultimas correcciones y versos provienen del delta del Paraná y su génesis de Posadas, Misiones y de un rincón de la costa Correntina del Paraná. Es un cúmulo de canciones y versos con pretensiones poéticas que tantas noches y días me acompañaron pensando y repensando casi de manera visionaria la relación entre la naturaleza del mundo y lo humano de la naturaleza. Metamórfisis sin prejuicios en versos, derivaron a un viaje de mutaciones personales. Y sigo Alentado por cosas que imaginé, vi y soñé para dar lugar a una humilde tarea que me llena el alma: escribir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si alguien desea un ejemplar, podemos trocar por otros textos impresos o lo que puedan.

escribir a gabrielbarreyro@gmail.com

Salud!